jueves, 5 de diciembre de 2013

ALAMA




 Ella es dulce y sana, como la miel. 
Alma preciosa por dentro y por fuera
 generosa, vivaz, amiga y compañera
 leal, mujer especial, un único ser.

 En la quietud de la noche,
 mi alma va a su encuentro,
 guiándose por las estrellas 
cruza valles y montañas
 altas, majestuosas y bellas 

 Es hermosa, mi adorada reina. 
Suave como la seda y cálida piel, 
dorada cabellera, ojos color miel. 
 La belleza de su alma es inmensa

 Me habla de tiempos pretéritos
 de hadas y duendes, de reinos...
 Me coge de la mano y sonríe 
y volamos juntos con el viento 

 Me lleva a Babilonia, me muestra sus reinos
 Ninive, Attusa, Avalo,  Isla de las Manzanas 
Arturo, Elaine, Imue, Morgana y ella, Alama 
Soy feliz con ella, viviendo tan mágico sueño

 Alama es mi musa del alma 
la que me habla y me llena
la que me eleva a los cielos
 y a los infiernos me condena

Safe Creative #1312069522140

2 comentarios:

  1. No sé como llegué hasta aquí, pero me ha encantado la lectura de esta bella inspiración.
    Precioso poema.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Elda. Bienvenida a este ricón. Espero que vuelvas a menudo.Saludos

    ResponderEliminar