martes, 28 de mayo de 2013

PASIONES




Enamorose un campesino
de una chica de alto nivel
tan alto, tan alto  que sin querer
sus labios la rozaban  los senos

Estaba el pobre tan azorado
que al  ver cosa tan bonita
tan cerca de su carita
siempre estaba empalmado

—Mi cielo, ¿díme que te  he hecho
que tienes esa cara de sufrimiento
–Como un bebé estoy hambriento
  y necesito que me des el pecho

Y la chica modosa enrojecía
ante tamaña proposición
acostumbrada a la oración
No esperaba del paleto tal osadía

La pobre no sabía qué hacer
nadaba en un mar de dudas
su educada  moral, ¡muy dura!,
 conminaba a placeres no ceder

Y apretó al  chaval contra su pecho
y le dijo, muy melosa y serena
«Come, mi  niño, mama  y besa
y después tendremos derecho
a echar un polvo sobre la arena»

Y es que la jodienda no tiene enmienda
—te lo digo yo que soy un experto
aunque nunca leí en libro abierto—.
Y si la tiene no hay quien lo entienda




Safe Creative #1305285170264

4 comentarios:

  1. Te he pillao en jodienda.....
    jajjaja me has hecho reir, Juan, mira que tienes unas salidas literarias....

    Después de este poema va un abrazo casto.

    ResponderEliminar
  2. divertido el poema
    con el humor que siempre te caracteriza.

    Hasta pronto Mario

    ResponderEliminar
  3. donde la carne manda,
    la cordura no puede.

    Hasta pronto pig

    ResponderEliminar
  4. Juan jeje de la ternura a la picardía jeje
    Un saludo. :)

    ResponderEliminar