sábado, 23 de febrero de 2013

LEYENDO EN UNA TARDE LLUVIOSA




Esta tarde triste de cielo plomizo, hundido en mi sofá mientras   sentía  la lluvia arañar los cristales de mis ventanas y  bebía  un vaso tras otro de versos cargados de sentimientos de almas gemelas que sueñan en la distancia,  he acabado ebrio de poesía y  con alucinaciones de campos sembrados de trigo moteados de amapolas, montañas nevadas y boscosas que lloran y forman torrentes de agua fresca donde se bañan las musas. Os agradezco a tod@s los que habéis coparticipado en esta Antología el alimento espiritual que me habéis  regalado y que ha conseguido, a pesar de la tristeza del día, elevar mi ánimo deprimido.
¡GRACIAS, POETAS.!

2 comentarios:

  1. Llueve, y en tu interior florece la primavera. Un besito Juan

    ResponderEliminar
  2. Para mí, cada vez que te veo es primavera, Oreadas. Besos

    ResponderEliminar