sábado, 19 de mayo de 2012

Anochecer en El Alcázar de los Reyes Cristianos




               

Mirando la ciudad desde las altas murallas
Me abrazaste  la cintura y me besaste en la cara
Abajo en el patio un caballo corría y caracoleaba
El sol de la tarde nos miraba y, celoso, se sonrojaba

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
 
 
Delante del estanque, tú y yo nos abrazamos
Yo te miré a los ojos y los vi enamorados
Te acaricié la mejilla y besé tus dulces labios
Noté cómo temblabas, después de tantos años

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso

Al lado de una fuente de cristalinas aguas,
Nos miramos un momento, guardando silencio
Y en el aire impregnado de aromas y secretos
Flotaron murmullos que gritaban ¡te quiero!

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
 
Cuando la noche llegó nos sorprendió en el jardín
Canciones y música, chorros de agua rojos y añil
Reflejados en tus ojos el asombro, la alegría y el deseo
Al abrigo de la Luna y las estrellas, de entregarte a mí

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
 
No sé si era el rocío o un par de lágrimas
Lo que por su rostro de yeso iban bajando.
Pero al vernos allí abrazados el rey Santo
Me parecía estar llorando.

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
 
Cuando llegó la hora de abandonar aquel sitio
De todos los que habíamos visto, el más bonito
Con la congoja en el pecho y el corazón partido
Nos abrazamos y te di un beso de amor infinito

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
 
 
¡Qué bella eres Córdoba!, cuántos tus tesoros
Tus jardines, tus palacios y patios porticados
Embelesados ambos y cogidos de la mano
Pateamos tus calles, como dos enamorados

Y en los jardines del Alcázar, tan floridos en mayo
Todas las flores del mundo, sonreían a nuestro paso
               
 

viernes, 4 de mayo de 2012

POEMAS DE AMOR

http://www.elconfidencial.com/espana/2011/900000-jovenes-parados-tienen-condiciones-trabajar-20110710-81248.html

En este mundo  virtual encuentras
miles de páginas de poemas de amor
Mientras por el mundo real campa
libre la parca, el desánimo, el dolor

«Nada nuevo bajo el Sol», escribió Salomón,
el  rey sabio,  hace más de tres mil años.
Por eso el astro sale a diario alumbrando
 las mismas bondades y defectos de antaño.

Dicen de España que es una, pero está partida en dos:
La primera  goza de  felicidad plena; la otra, del dolor.

 Nada  extraña que mientras unos viven
disfrutando por esos mundos de Dios,
comiendo  a 20 o 40 euros cubierto.
 Otros vivan  alarmados,  aterrorizados
ante la crueldad de un futuro incierto.

¿Pueden los enamorados prodigarse
carantoñas delante de un moribundo?
  Pueden; pero aunque lícito no es ético.
¿Pueden hablar de amor los poetas
 cuando el pueblo de hambre  muere?
Pueden; aunque no es ético, es lícito.

Siempre hubo trovadores  distrayendo
 a los cortesanos separados del pueblo
 por murallas defendidas por ejércitos.
 Cuando el hedor entra por la ventana
 miran hacia  otro lado y alegremente
 cantan, ríen, saltan y se auto aclaman.

Olvidan que la palabra que verdades expresa
puede ser daga que hiere,  un arma poderosa
Que  profundiza, divide, hasta el tuétano llega,
que al triste anima, consuela, exalta, sosiega,
abriga, acaricia y puede  cambiar las cosas.

Poeta que dedicas versos a amores inciertos o prohibidos.
¿No sabes que  sólo las golondrinas regresan a sus nidos?
Pon los pies en tierra, amigo. Despierta, defiende lo público,
Escribe y declama, muéstrate  con la sociedad comprometido

¡Qué extraña sensación producen
los  carcamales hablando de pasión!
Qué pena que miren hacia otro lado
mientras los jóvenes  pierden la ilusión.
 Media España sufre  recortes atada al potro
 cada día estiran  un poco más sus miembros
hasta dejarlos inexorablemente rotos.
Y la otra media, la de los riñones cubiertos,
batallón de  nostálgicos de amores pretéritos,
publica poemas encendidos de pasión y deseo
que jamás llegarán a buen puerto.
¡Y en eso pierden el tiempo!