sábado, 4 de febrero de 2012

SOLEDAD

Qué solos están los muertos
en sus tumbas silenciosas:
sin vida, sin ilusiones,
sin ver cosas hermosas.

Qué solo me encuentro yo
en mi habitación silenciosa,
pensando en tu cara bonita,
soñando sólo en tus cosas.

Quisiera vivir contigo
la vida que tanto sueño:
admirarte durante el día
y amarte aquí, en mi lecho.

Y en mi habitación oscura
besar tu bonito cuerpo
a la luz de la Luna
¡Cuánto te quiero, mi vida!
¡Qué vida ésta… tan dura!

4 comentarios:

  1. Soledad, fiel compañera. Siempre a casa llego y me espera.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena tu frase, Adrián. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. (La vida es sueño). Soñemos, incluso que la soledad encuentra su compañero y a nosotros nos deja con nuestros sueños. Buenisimo Juan. Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Buena idea, Mercedes! Soñemos...
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar