jueves, 28 de noviembre de 2013

EL LEGADO

DEDICADO A MIS  AMIGOS MERCEDES DUEÑAS  Y ESTEBAN DE MIGUEL



Irrumpe en la casa por las ventanas
expulsando tinieblas, y a las figuras
descubriendo y dándoles vida,
el rayo de sol en la alborada

Así fue cuando la descendiente
entró en aquella confortable casa
deslumbrando con su presencia
y vitalidad  a todos los presentes

No era muy alta y mas bien llenita.
 Ella me miró con su ojos grandes,
 de mirada  franca, y en su boquita
apareció   bonita y cálida sonrisa.

Ella se acercó a su madre adorada,  
quien  orgullosa y muy alegre,
 con inmensa ternura, sonriente,
 absorta a su amada niña miraba.

Porque aquella mujer ya hecha
seguía siendo su bebé, su niña,
al igual que cuando le daba teta
y  a pesar de cumplir los treinta

Se dieron un abrazo, intercambiaron  besos...
se dijeron palabras de ánimo, cosas, eventos...
Luego la joven se volvió hacia mí, sonriendo:
"¡Hola!, soy María, la hija. Encantada."
Y se estiró un poco y me puso su mejilla
y yo, que arrobado a  madre e hija observaba, 
deposité  un fugaz beso en su bonita cara.

Ella tenía prisa, sólo venía a comer,
apenas una hora, y luego a correr
Era simpática,  alegre y locuaz,
su voz, agua fresca manantial,
para los oídos sedientos, el Maná

Al otro lado de la mesa se hallaba
un mocetón con cara de niño:
estudiante, cariñoso, buen hijo
a quien sus padres adoraban

Y enfrente de mí, el progenitor
orgulloso, alegre, contento...
presidiendo la mesa con amor

Más tarde llegó otro chico,
 el mayor de los tres hijos:
musculoso, ágil cual felino
"Gimnasio, mucho ejercicio"

Irradiaba felicidad y amor el nido
Para aquellos amigos queridos
sus hijos son su legado, gran tesoro,
del mundo lo mejor, lo  más bonito,
retoños verdes del árbol del Paraíso

Safe Creative #1311289450295

5 comentarios:

  1. Juan, me he quedado perpleja ante tan bello reflejo de mi paraíso. Gracias por este detalle en el nombre de mi familia y el mio. Un beso x por cinco.

    ResponderEliminar
  2. Fue un honor para mí entrar en ese paraíso tuyo habitado por cinco dioses que emanan amor por cada uno de sus poros y compartir con vosotros unas horas de felicidad. Besos y abrazos, amiga mía.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias, Larisa! Bienvenida a mi rincón. Un beso paisana

    ResponderEliminar
  4. Una delicia de versos amigo Juan. Despues de leer los comentarios estoy un poco en el secreto.
    Un magnifico poema y hasta donde se, para una hermosa familia.
    Un gran abrazo, poeta.

    ResponderEliminar