miércoles, 17 de julio de 2013

PLEGARIA




Si un día, Dios, me permitieras
estar con ella y rozar con mi dedo
sus labios carnosos, tan tiernos...
tan dulces y sensuales, tan bonitos,
la miraría a los ojos, le pediría permiso
para depositar en ellos un cálido beso
que absorbiera su humedad y brillo

Dios, que todo lo puedes,
quiero pedirte un deseo:
A esa mujer tan bonita, 
que yo tantísimo quiero
la quiero tener a mi verita
para comérmela a besos. 

Safe Creative #1307185447163

4 comentarios:

  1. Que dulzura de versos, que feliz se sentirá al leerlos (Carmen)
    Un abrazo a los dos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Anna María. Besos para ti

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te guste, Mercedes. Besos para ti

    ResponderEliminar