sábado, 6 de octubre de 2012

La Mili


 

foto del blog http://blogs.que.es/mis-escritos-/

En el cuartel de Loyola
 lloraba un pobre soldado
 porque añoraba su tierra
 y quería venirse pa bajo

"Dime dios mío que he hecho
 pa que me hayas castigao
arrancándome de mi Málaga
donde  yo tengo a mi novia,
a mi familia y mi trabajo"

Animábanle sus colegas
 ofreciéndole tabaco
 y llevándole de ronda
 por las tabernas del barrio

 Le enseñaron los verdes montes
 que rodean la Bella Easo;
 pero no había manera,
él prefería ver, aunque árido,
a su Monte  Coronado

Mostráronle la belleza
 de la playa  de La Concha
y el dijo: Para ver  conchas,
prefiero la de mi novia.

 Y  envuelto en las brumas del vino,
 tambaleándose, pero muy tieso
 y con las mejillas sonrosadas,
 el  chaval  fue a ver a su cabo
para exigirle, así de pasada
ver la Malagueta, la Manquita
y  el Gibralfaro,
 y la playas soleadas
con sus bikinis y tangas
y sus espetos de pescado.

Tomar  vino con  tapas en el Pimpi
 ver los partidos en la Rosaleda,
 cagarse en los muertos del árbitro
cuando los otros los puntos se llevan,
 y escuchar  cante flamenco
en la peña de Juan Breva.

El oficial,  tan bondadoso
como lo puede ser un cabo,
a dos meses de guardias
y otro limpiando letrinas
 condenó  al pobre soldado.
 Otra razón más para odiar
 al Ejército, a la mili,
 y a sus malditos cabos.


13 comentarios:

  1. Verídica historia de la mili que los que pasemos por ella sabemos lo que es alejarse de su casa, su madre y su novia, creo que todo el mundo debería hacer la mili puesto que nuestra juventud, la generación de hoy en día esta un poco dormida y necesitan salir de las faldas de sus madres para que se den cuenta de la realidad y empiecen a ver con diferentes ojos la realidad, la dura realidad. Te felicito por tan bello poema el cual me identifico con el, desde Jaén un saludo y feliz dia

    ResponderEliminar
  2. No digo naaaa que yo la mili no hice, en tierra de cuarteles me he criado y algunos de los soldaditos junto a los cabos dejaban mucho que desear y massss. Eaaa, que en algunos lados cuecen habas y en otros calderas!!!
    Besos Juan.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Miguel! Muchas gracias por tu visita y amable comentario.
    Hombre no seas cruel con los jóvenes: los hemos dejado sin futuro y sin derechos a pesar de estar bien preparados. ¿Cómo van a despegarse de sus padres si nadie confía en ellos y no los contratan? La generación perdida le llaman, y no porque ellos estén perdidos o drogados, sino que ya no esperan encontrar trabajo ni jamás cotizarán para tener derechos.
    Si los obligaran a hacer la mili sólo serviría para que el político de turno anunciara que ha descendido el paro en la misma cantidad que aumentaran los soldados.
    Mi hija es Licenciada en Químicas desde hace diez años y todavía no ha encontrado donde aplicar sus conocimientos.En cambio ha trabajado hasta de peón para poder independizarse.
    Otros jóvenes se están viendo obligados a abandonar su tierra y sus familia para emigrar a países lejanos, lo mismo que el soldado del poema. Y te aseguro que la vida de emigrante es más dura que la del cuartel: yo lo he sido durante diez años. La culpa de lo que pasa con la juventud debemos buscarla en el Parlamento y el Senado, que es donde hacen las leyes. Saludos, amigo

    ResponderEliminar
  4. Mercedes, fueron a mis hermanos a quienes enviaron al Regimiento Cazadores de Montaña, en los pirineos a hacer la mili.Yo no la hice; pero la vida me ha enseñado mucho más que lo que me pueda haber perdido en los cuarteles.He conocido el Apartheid sudafricano, la República francesa y a Monarquía belga, además del franquismo y esto que tenemos que no sé cómo llamarlo, pues Democracia no es.Un beso, guapa. Nos vemos pronto

    ResponderEliminar
  5. El tema de la mili me suena agridulce....

    Buen poema
    y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ahhhh qué buena foto...che
    saludos a ese señor!

    ResponderEliminar
  7. Así es o era la mili.
    Me encantó el poema. La foto esta muy buena jajajaja. Cualquier día ni para una bici ni para un carro para llevar las verduras al mercado el gobierno tiene dinero.

    Ah! una vez más te digo que tu foto esta espectacular, rejuveneciste!!

    Besitos Juan

    Flor

    ResponderEliminar
  8. Qué directo cuando hablas de conchas, "miarma", jaja.
    Me ha gustado el poema, tiene ritmo. Sabes que me encanta cómo te desenvuelves en la rima; parece tu casa, como la prosa. ¡Eres bien recibido por todas las letras!
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, genessis! La Mili era odiada y temida por todo el mundo, menos mal que la quitaron y actualmente sólo van al Ejército voluntarios por ganar un sueldo, ya que no hay trabajo para nadie, o para conseguir la nacionalidad.
    Gracias por el piropo, ¡ja,ja,ja!
    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
  10. Hola, Flor, pronto veremos a los soldados con tirachinas en vez de fusiles. De todas formas, para lo que sirven...
    El Ejército sólo ha ganado una guerra: en 1936 contra su propio pueblo, los españoles.
    La foto está bien,el fotógrafo tenía buena cámara. Gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, querida Lady Luna! Me halagas mucho, amiga, no lo merezco pero me encanta, ¡ja,ja,ja!
    Me alegra mucho que te haya gustado.
    Conque miras Internet en horas de clase con tu amiga, ¿eh? Luego cuando se acercan los exámenes dices que estás agobiada.
    Bueno, por ser tú, no tomaré medidas drásticas. Besitos, guapa

    ResponderEliminar
  12. Ha sido una delicia conocer este bello blog, salgo encantado de él. Seguro que volveré. un saludo

    ResponderEliminar
  13. Pues bienvenido serás, CAROZO.Gracias por tu visita. Saludos

    ResponderEliminar